Inicio » Festivales » John Morales protagoniza un emotivo cierre en la última sesión del Jameos Music Festival

John Morales protagoniza un emotivo cierre en la última sesión del Jameos Music Festival

“Todo tiene su final, nada dura para siempre”. Esta frase en boca del inmortal Héctor Lavoe remezclada por un inconmensurable John Morales echó el cierre del Jameos Music Festival en este 2019, una emotiva noche que respondió a las expectativas de un público que no paró de bailar durante las siete horas que duró la fiesta. La esperada actuación del respetado productor y dj neoyorquino terminó con una cerrada ovación y una multitudinaria petición para que la noche se alargara, pero Lavoe ya había dictado sentencia, “tenemos que recordar que no existe eternidad”.

La noche había arrancado con la selección de ONEche Djs, nombre tras el que encontramos a los selectores Javi Molina y Ale Betancourt, que llevan más de diez años animando la escena local y que aprovecharon su oportunidad abriendo la fiesta con una selección muy cuidada y que sirvió para calentar la pista.

Tras ellos se subió al escenario de Jameos el neoyorquino Ian Friday, con su particular estilo global soul, echando mano de lo mejor de su biblioteca musical, con mucha variedad de estilos y cerrando con un tema tan popular como adecuado para agradecer el calor que recibió del público, Could You Be Loved de Bob Marley, que acabó siendo coreado por un auditorio que le despidió con un gran aplauso.

Gizelle Smith participaba por segunda vez en Jameos Music Festival. Hace cuatro años, en 2015, había participado con uno de sus proyectos musicales, Bassically. Y este viernes lo hacía individualmente, presentando su proyecto personal, cantando en vivo sobre las bases funk y disco con su potente y dulce voz, conectando rápidamente con el público y sumando un nuevo triunfo en este cierre del festival.

Luego llegó el momento de descubrir a Melvo Baptiste, una de las jóvenes figuras de las pistas y del sello Glitterbox, una radio con miles de seguidores alrededor del mundo. Su actuación fue sensacional, mostró lo mejor de la música con la que ha crecido, soul, rare groove, funk y disco. Sus mezclas fueron celebradas y coreadas sin descanso durante 120 minutos por un entregado público que no paró de bailar. Todo un descubrimiento y el mejor anticipo para el cierre del festival

Con John Morales tomando el relevo de Baptiste la fiesta alcanzó su máximo apogeo. Sus habituales remezclas, la empatía y conexión que tiene con el público de Lanzarote, el momento por el que atraviesa, de vivir la vida con intensidad, llegaron con más fuerza que nunca a la pista de baile. Una noche memorable, emotiva y de comunión, para la que tenía preparado un cierre imprevisto y con el que se ganó, una noche más, el corazón de Lanzarote.

Más info en www.jameosmusicfestival.com.