Inicio » Artes escénicas » Alberto Bonifazio y Jacobo Ochoa interpretan el rol de Belcore, el arrogante sargento de L’elisir d’amore

Alberto Bonifazio y Jacobo Ochoa interpretan el rol de Belcore, el arrogante sargento de L’elisir d’amore

Los dos cantantes se muestran ilusionados con su estancia en  Opera (e)Studio, iniciativa que conocían de participantes de otras ediciones

Belcore, el sargento que corteja a la bella Adina en el melodramma giocoso que creara Donizetti para su ópera L’elisir d’amore, será interpretado por las voces de Alberto Bonifazio y Jacobo Ochoa, artistas de la séptima edición de Opera (e)Studio, que se pondrá en escena del 24 al 27 de octubre en el Auditorio de Tenerife.

Alberto Bonifazio es un artista italiano de veintiséis años que se formó como pianista y cantante lírico en el Conservatorio Niccolò Paganini de Génova y como solista en el Centre de Perfeccionament Plácido Domingo de Valencia. Aunque es su primera vez en la isla, sí tiene referencias de Ópera de Tenerife. “Conocía algunas producciones de temporadas pasadas” y más concretamente del programa Opera (e)Studio a través de participantes en otras ediciones y eso le impulsó a presentarse. “No dudé ni un momento cuando vi que la audición era para L’elisir d’amore”.

El colombiano Jacobo Ochoa, de veinticuatro años, cursa estudios en la Guildhall School of Music and Drama de Londres, hace su debut en Ópera de Tenerife y, al igual que Alberto Bonifazio, ya conocía Ópera (e)Studio por medio de amigos que habían participado en ediciones anteriores y se lo habían recomendado.

Ambos cantantes se estrenan en Tenerife, pero no lo hacen en el título en el que van a participar. Para Bonifazio, “se trata de una obra increíble y muy divertida para cantar” y Ochoa recuerda que la primera vez que participó en L’elisir d’amore fue en Medellín, su ciudad natal, y le asombra “el parecido de los personajes que creó Donizetti con la época actual”. Para el colombiano, “la comedia es definitivamente la protagonista, junto a las melodías que ha creado el compositor para determinados momentos de la obra”.

Bonifazio y Ochoa tienen clara su idea de futuro en el terreno profesional. El italiano quiere “seguir cantando por muchos años en plena salud, poder viajar por el mundo”, mientras que el colombiano -que reside en el Reino Unido- aspira a “seguir construyendo mi carrera siempre bajo los valores que creo fundamentales; me gustaría seguir cantando en España y los demás países de Europa”. Además, muestra “un gran respeto y amor por Verdi, y me encantaría llegar a cantar algunas de sus óperas”.  

Bonifazio llega a Tenerife después de participar el pasado mes de julio en Valencia en la producción Don Giovanni, mientras que la última presencia de Ochoa en un escenario fue en Bogotá con El barbero de Sevilla. Tras esas actuaciones, se incorporaron a la nueva edición  de Opera (e)Studio a primeros de septiembre. Desde entonces, junto a otros ocho compañeros, han iniciado un proceso formativo de perfeccionamiento artístico integral. Esta formación, que dirige Giulio Zappa, está distribuida en diferentes clases magistrales con profesionales de primer nivel internacional y continúa con los ensayos habituales de una producción de ópera, fase en la que se encuentran actualmente. El programa culminará con la representación de L’elisir d’amore del 24 al 27 de octubre. En las cuatro funciones previstas, Alberto Bonifazio asumirá el jueves y sábado el rol de Belcore, mientras que Jacobo Ocho lo hará el viernes y domingo.

L’elisir d’amore constituye el comienzo de la temporada 2019-2020 con la dirección musical de Antonio Méndez, director principal de la Orquesta Sinfónica de Tenerife. Esta nueva producción de Ópera de Tenerife, que se realiza junto al Teatro Comunale di Bologna y el Tbilisi Opera and Ballet State Theatre, está auspiciada por la Comisión Europea dentro del programa Europa Creativa y supone el debut en Europa del director de escena Pablo Maritano, quien nos traslada a la edad dorada del celuloide de Hollywood. Todo ello aderezado con la escenografía de Serena Rocco, el vestuario de Lorena Marin y el diseño de luces de Virginio Levrio.